Blog GLAC

Se revierte sobrepoblación Penitenciaria en México

Entre 2000 y 2017, la población penitenciaria del país superó la capacidad instalada, medida en espacios disponibles, fenómeno conocido como sobrepoblación; lo que provocó que los 5 objetivos de la reinserción social (trabajo, capacitación, educación, salud y deporte) no se cumplieran.

En 2018 esta relación registró un punto de inflexión, al superar los espacios disponibles al total nacional de personas privadas de la libertad. Lo anterior derivado de que en 21 estados no se registró sobrepoblación, entre ellos la CDMX, Veracruz y Guanajuato.

Sin embargo, esta problemática prevaleció  en algunas entidades federativas, particularmente en el Estado de México, Nayarit y Durango, donde la sobrepoblación superó el 50%.

En 2010 se registró una población penitenciaria de 183,247 internos, mientras que la capacidad instalada fue de 158,665 espacios útiles, lo que representó una sobrepoblación de 15.5%.

 

 

En 2015 la sobrepoblación aumentó debido a que la capacidad instalada no creció en la misma proporción que los internos. Se registraron 217,595 personas privadas de la libertad y 169,227 espacios útiles, lo que significó un excedente de población del 28.6%.

En 2018 se observó un cambio en la tendencia, con una disminución de internos y un incremento de capacidad instalada. Se registraron 181,432 internos y 176,819 espacios útiles lo que disminuyó la sobrepoblación a 97.5%.

En este mismo año, el Estado de México registró la mayor sobrepoblación penitenciaria a nivel nacional y también la mayor cantidad de personas privadas de la libertad.

La Ciudad de México tuvo la mayor capacidad instalada, con 27,549 espacios útiles.

Tlaxcala fue la entidad con menor cantidad de población y menor capacidad instalada.

Mientras que Colima no registró sobrepoblación, sino al contrario, reportó 41.2% de espacios sin utilizar en sus penales.

Durante la segunda semana de noviembre 2019, la Seguridad con Bienestar del país se vió impactada negativamente por las fallas en el sistema penitenciario.

 

 

De acuerdo al Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP 2019), elaborado por la CNDH, la mayoría de los penales enfrenta falta de personal, hacinamiento,  sobrepoblación y autogobierno.

Entre enero y octubre del 2019 se reportó que el 33% de los centros penitenciarios del país registraron sobrepoblación; lo que equivale a 61 de los 183 centros visitados. En total en México se tienen registrados 255 penales estatales y 54 centros de internamiento para menores.

El 72.6% de los centros penitenciarios cuentan con insuficiencia de personal de seguridad y custodia; es decir, 133 de los 183 centros visitados.

El 66.6% (122 de los 183 centros visitados ) cuenta con insuficiencia o inexistencia de actividades laborales y de capacitación.

El 62.8% registró deficientes condiciones materiales e higiene de instalaciones para alojar a las personas privadas de la libertad; equivalente a 115 de los 183 centros visitados.

Adicionalmente, en 61 de los 183 centros penitenciarios visitados, se registraron condiciones de autogobierno o cogobierno; donde los internos realizan o participan en actividades propias de la autoridad. El Estado de México, Hidalgo, Sinaloa, Tamaulipas y Tabasco destacaron por ser los estados con mayor número de penales con ésta problemática, con un total de 7, 6,5,5 y 4  respectivamente.