Blog GLAC

México, sin crecimiento económico y mayor incidencia delictiva

La falta de crecimiento económico (medido a través del Producto Interno Bruto – PIB) observado a partir del último trimestre del 2018, genera riesgos en materia de inversión, empleo e inseguridad.

La inversión pública y privada se ven afectadas e impactan en los ingresos para la Federación, mientras que la población lo resiente con menores oportunidades de empleo y una disminución en su calidad de vida.

Lo anterior incrementa el riesgo de perjudicar otros ámbitos de la sociedad, que deterioran el tejido social e impactan en la seguridad; lo que se puede observar mediante el comportamiento del PIB y la incidencia delictiva durante los últimos 11 años.

 

 

Entre 2008 y 2018 el crecimiento económico fue acompañado de una fluctuante incidencia delictiva, que en mayor medida, incrementó o disminuyó  obedeciendo a una mejor o peor condición económica en el país.

En 2008 el valor del PIB fue de 137,861 pesos per cápita, mientras que la incidencia delictiva fue de 1,498 delitos por cada 100 mil habitantes (equivalentes a 14,977,451 millones de pesos y 1 millón 628 mil 054 delitos totales respectivamente).

En 2015 el crecimiento económico fue acompañado de una disminución en la incidencia delictiva. El valor del PIB fue de 144,459 pesos per cápita, mientras que la incidencia delictiva descendió a una tasa de 1,294 delitos (17,297,293 millones de pesos y 1 millón 549 mil 057 casos totales respectivamente).

En 2018 la tendencia se mantuvo con un valor del PIB de 148,827 pesos per cápita y 1,543 delitos por cada 100 mil habitantes (18,564,334 millones de pesos y 1 millón 924 mil 648 delitos totales respectivamente).

 

 

En el tercer trimestre del año, el comportamiento de estas variables se invirtió, registrando un decrecimiento económico y un aumento sostenido de la incidencia delictiva, tendencia que continuó hasta octubre del 2019.

Entre enero y octubre del presente año, Colima, Querétaro, Aguascalientes, Baja California y la Ciudad de México fueron las entidades con mayor incidencia delictiva; mientras que Chiapas, Nayarit, Tlaxcala y Campeche las de menor registro. Ésta última también fue el estado con mayor PIB per cápita (hasta el promedio de lo registrado en 2017) con 575,276.19 pesos por habitante; equivalentes a 538,253.71 millones de pesos.

Durante la última semana de noviembre 2019, la Seguridad con Bienestar del país se vio impactada negativamente por la falta de crecimiento económico.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía ajustó a 0% el crecimiento de la economía, entre julio y septiembre, de un preliminar de 0.1% difundido el 30 de octubre pasado.

El Banco de México (Banxico) recortó, nuevamente, su pronóstico de crecimiento económico para 2019 y 2020. Redujo su previsión de 6.2 a 0.7 a -0.2 a 0.2 , lo que significaría un decrecimiento que llevaría a la economía mexicana a número rojos al cierre del 2019.

Banxico señaló que los principales riegos para el crecimiento económico se relacionan con el agravamiento de las tensiones comerciales, una prolongación del proceso de ratificación del T-MEC, y episodios de volatilidad en los mercados financieros internacionales. Así como una desaceleración mayor a la esperada de la economía y el comercio globales; mayor persistencia en la debilidad de los componentes de la demanda agregada; deterioro en la calificación de la deuda soberana o de Pemex; y un ejercicio del gasto público en 2020 menor al esperado.