info@glacconsulting.com
+52 (55) 50811970

Blog GLAC

RADIOGRAFÍA: Extorsión y desempleo debilitan a Quintana Roo

ÍNDICE GLAC

El Índice GLAC mide los elementos y tendencias que afectan las condiciones de seguridad integral de una nación o entidad sujeta a estudio; registra las áreas con mayor fortaleza y las vulnerabilidades que inciden en su nivel de bienestar y certeza social. Analiza la magnitud de cada variable y su efecto en la sociedad y compara sus valores a nivel nacional e internacional.
El grado de Seguridad con Bienestar de la entidad se determina por su posición en la escala del IG, que es el resultado de sus variables en los sectores: Político-Social, Económico-Financiero, Seguridad y Justicia.
Para el análisis de la violencia y operación delictiva se realizan mediciones en los rubros de: Mercados ilícitos, Logística delictiva, Deterioro institucional, Determinantes sociales y económicas.

Quintana Roo

Entre el 24 y el 30 de septiembre (semana 39) del 2018 registró un valor de -0.02 Unidades del índice GLAC (UIG), con un descenso en su comportamiento que lo ubicó en el rango de Seguridad limitada con Inconformidad social y en la posición 18 del ranking nacional.

El desempeño de los 3 sectores que componen el Índice GLAC registró valores negativos en los rubros Político-Social y Económico-Financiero, en los que ocupó los lugares 23 y 14 a nivel nacional respectivamente.

En materia de Seguridad y Justicia, el desempeño de sus indicadores ubicó a Quintana Roo en el lugar 18 de las 32 entidades del país.

INDICADOR

Extorsión y desempleo

La disminución en el dinamismo de la actividad económica provoca una contracción en la oferta de trabajo y afecta las condiciones de acceso al mercado laboral de la población económicamente activa de un país o una entidad federativa. La falta de empleo por sí sola no determina la generación de conductas delictivas, sin embargo, puede colocar a las personas que no pueden satisfacer sus necesidades básicas en una situación de vulnerabilidad de ser incorporadas a alguna fase del delito, incluido el de extorsión. Para medir el nivel de asociación entre estas variables se calculó su correlación: De forma histórica fue de 0.84 (asociación alta), lo cual indica que en la medida que se registra un aumento en la incidencia de extorsión en la entidad, el desempleo ha tenido un comportamiento similar, mientras uno sube el otro también.

A nivel nacional, en 2017 la correlación entre el delito de extorsión y el desempleo fue de 0.22 (asociación baja), con una media de 4.81 extorsiones por cada 100 mil habitantes y 3.39% de población económicamente activa que no cuenta con un empleo.

Es decir, que en las demás entidades del país el delito de extorsión no se incrementa junto con el desempleo, toda vez que se encuentra asociado a otros factores. La variable de extorsión reportada por Quintana Roo en el mismo año fue superior a la media nacional, mientras que la referente al desempleo fue menor nivel.

Entre enero y agosto del 2018 el estado registró un valor acumulado de 4.74 extorsiones por cada 100 mil habitantes, así como un 2.62% de desempleo. Las entidades que reportaron un peor desempeño que
Quintana Roo en este indicador fueron:

  • Zacatecas con 11.61 extorsiones por cada 100 mil habitantes y 2.75% de desempleo.
  • Baja California Sur con una tasa de 30.39 extorsiones por cada 100 mil habitantes y 4.36% de
    desempleo.
  • Tabasco con 10.46 extorsiones por cada 100 mil habitantes y 7% de desempleo.

En 2014 Quintana Roo registró su peor desempeño en el indicador de extorsión y desempleo, resultado del comportamiento de sus variables que fueron de 17.68 extorsiones por cada 100 mil habitantes y 4.93% de la población económicamente activa desempleada.

Su mejor desempeño se presentó en 2016 con valores de 2.65 extorsiones por cada 100 mil habitantes y 3.21% de desempleo.

En 2017 Quintana Roo reportó variables de 4.86 extorsiones por cada 100 mil habitantes y 3.11% de desempleo. En los últimos dos años la entidad ha registrado un incremento en su incidencia delictiva, particularmente en los delitos del fuero común, entre los que destacan la trata y tráfico de personas, la extorsión y el denominado “cobro de piso”, además de los de concurrencia local y federal como la compra-venta de droga.

Entre los eventos de mayor impacto destacó la presunta extorsión a la empresa Operadora de Servicios del Sureste S.A. de C. V. y/o Motosureste S.A. de C.V por parte del Presidente de la Junta Especial de Conciliación y Arbitraje no. 3 de Cancún, quien solicitó el pago de 120 mil pesos para suspender el proceso de un juicio laboral.

También sobresalieron las denuncias ciudadanas respecto de la extorsión presencial, también conocida como “cobro de piso” vinculado a grupos delictivos, que ya ha provocado el cierre de algunas unidades económicas en Cancún y el resto de la entidad.

Ante esta problemática, el gabinete de seguridad del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador informó que ve en Quintana Roo un “foco rojo” que debe ser atendido con la creación de nuevas instituciones, como el Sistema Integral para la Justicia, la Verdad y las Garantías de Reparación y de No Repetición, que contará con una Comisión de la verdad y otra de investigación; así como Fiscalías especializadas y un Tribunal penal que pueda juzgar crímenes específicos.

Además del reto que representa la asociación de la extorsión y el desempleo, Quintana Roo enfrenta una compleja problemática en materia de seguridad vinculada con la violencia, que se agudizó tras algunas manifestaciones de protesta por la impunidad, particularmente asociada al homicidio doloso, entre ellos los de periodistas. En este contexto destacó la renuncia del Fiscal General del Estado, Miguel Ángel Pech Cen, quien asumiera el cargo el 21 de diciembre de 2016 en sustitución de Arturo Álvarez Escalera, que fue propuesto por el ex gobernador Roberto Borge Angulo, en la recta final de su administración.

Asimismo, en la semana más reciente el Secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, Rodolfo del Ángel Campos, fue sustituido por Jesús Alberto Capella Hernández, quien ocupó el mismo cargo en el estado de Morelos y a nivel municipal en Tijuana. Por otro lado, uno de los operadores turísticos más importantes a nivel mundial y México, aseguró que el turismo de Cancún y la Riviera Maya enfrenta una situación compleja, con una caída del 5% en la demanda de pasajes en los últimos 3 meses y del 18% para 2019.

Esta problemática está asociada con tres factores clave, la inseguridad y el sargazo, así como la falta de promoción y publicidad, los cuales afectan el turismo de alto nivel, que no considera el precio como único factor determinante para su viaje.