info@glacconsulting.com
+52 (55) 50811970

Blog GLAC

RADIOGRAFÍA: “Huachicol” y salarios bajos impactan a Hidalgo

ÍNDICE GLAC

El Índice GLAC mide los elementos y tendencias que afectan las condiciones de seguridad integral de una nación o entidad sujeta a estudio; registra las áreas con mayor fortaleza y las vulnerabilidades que inciden en su nivel de bienestar y certeza social. Analiza la magnitud de cada variable y su efecto en la sociedad y compara sus valores a nivel nacional e internacional.
El grado de Seguridad con bienestar de la entidad se determina por su posición en la escala del IG, que es el resultado de sus variables en los sectores: Político-Social, Económico-Financiero, Seguridad y Justicia.
Para el análisis de la violencia y operación delictiva se realizan mediciones en los rubros de: Mercados ilícitos, Logística delictiva, Deterioro institucional, Determinantes sociales y económicas.

Hidalgo

Semana 37

Entre el 9 y 15 de septiembre (semana 37) del 2018 registró un valor de -0.637 Unidades del Índice GLAC (UIG) que lo posicionó en el rango de Inseguridad limitada con Riesgos sociales y en el lugar 22 a nivel nacional. El comportamiento de los 3 sectores que componen el Índice GLAC registró fortalezas en Político-Social, colocándose en el lugar 12 de las 32 entidades del país. En el caso de    Económico–Financiero y Seguridad-Justicia, el desempeño de sus indicadores ubicó a la entidad en las posiciones 28 y 15 de su respectivo ranking nacional.

INDICADOR

Tomas clandestinas de hidrocarburos y trabajadores con ingresos menores a 200 pesos

El nivel de ingreso como determinante de las capacidades de consumo y acceso a mejores condiciones de vida, es uno de los elementos que impulsan el desarrollo de mercados y que determinan el precio de algunos productos, entre ellos el combustible. En Hidalgo, durante los últimos 18 meses las tomas clandestinas de hidrocarburos se han incrementado, de tal forma que han llegado a incidir considerablemente en el aumento de la incidencia delictiva.

Para determinar el nivel de asociación entre el robo de combustible y el poder adquisitivo de la población, se calculó la correlación entre ambas variables que componen el indicador.

La correlación histórica fue de 0.69 (asociación alta), lo cual indica que en la medida en que crece la población ocupada con un ingreso menor a 200 pesos diarios, también lo hace el delito de robo de combustible a los ductos de PEMEX.

En 2008 Hidalgo registró su mejor desempeño en este indicador, como resultado del comportamiento de sus variables que fueron de 0.59 tomas clandestinas por cada 100 mil habitantes y un 21.5% de la población ocupada con ingresos menores a 200 pesos diarios.

Su peor desempeño se presentó en 2017, cuando los valores de sus variables se incrementaron significativamente hasta 36.11 tomas clandestinas por 100 mil habitantes y 31.17% de la población ocupada con dicho nivel de ingreso.

Hasta el segundo trimestre del 2018 la entidad registró una tasa acumulada de 30.50 tomas clandestinas y 29.18% de la población ocupada con ingresos menores a 200 pesos.

En materia de incidencia delictiva, entre enero y julio del 2018 el estado de Hidalgo registró un incremento que afectó negativamente su desempeño en el Índice GLAC, particularmente en el robo de hidrocarburos.

De acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex), las cifras de robo de hidrocarburos se han incrementado de tal forma en la entidad, que durante 2018 se colocó en los primeros lugares a nivel nacional en la incidencia de este delito.

Entre enero y julio de este año en México se registró 70% de incremento en el número de tomas clandestinas respecto al mismo periodo del 2017. En Hidalgo el aumento fue del 47.5%, al pasar de 502 a 1,055 registros; en consecuencia, la entidad paso del lugar 29 al 31 a nivel nacional, solo mejor que Puebla, que presentó la mayor incidencia de este delito.

Hidalgo se encuentra entre las entidades con más del 25% de sus empleados con ingresos menores a un salario mínimo diario, condición que comparte con Veracruz, Oaxaca y Chiapas.

A nivel nacional, durante 2017 la correlación entre tomas clandestinas y población ocupada con ingreso menor a 200 pesos diarios fue de 0.29 (asociación baja), lo cual indica que en las entidades del país en las que se registra una mayor incidencia de éste delito también existe una mayor presencia de población con ingresos menores.

En el mismo año, Hidalgo se ubicó en el último lugar del ranking nacional. Las entidades que registraron mejores resultados fueron:

• Tlaxcala con variables de 9.24 tomas clandestinas/100 mil habitantes y 34.4% de la población ocupada con ingreso menor a 200 pesos.

• Durango con tasa de 0.5 tomas clandestinas y 33.54% de la población ocupada.

• Puebla con 22.74 tomas clandestinas y 34.85% de la población ocupada.

De acuerdo a las autoridades locales y federales, desde el 10 de julio del 2018 a la fecha, en Hidalgo han sido asegurados más de 700 mil litros de combustible robado, armas de fuego, vehículos con reporte de robo, así como diversas cantidades de drogas, particularmente marihuana, cristal y cocaína; además de la clausura de centros nocturnos y  “deshuesaderos” irregulares.

Sin embargo, a pesar de estos resultados y la implementación de operativos entre los que destacan los dispositivos de revisión de vehículos, la operación de más de 10 mil cámaras de videovigilancia, drones y arcos de vigilancia, así como el aumento en la flota de patrullas, la incidencia en el robo de combustible en la entidad se ha  incrementado.

A lo anterior, se suman las quejas constantes de la ciudadanía en redes sociales, que en su mayoría expresan la falta de oportunidades laborales en la entidad y los bajos ingresos; situación que se considera como un factor para que la población se sume al mercado ilícito de manera voluntaria, derivado de la falta de poder adquisitivo para comprar combustible de forma directa, lo que podría contribuir en el incremento de éste delito y en consecuencia afectar el nivel de Seguridad con Bienestar de la entidad.