Fuente: www.reforma-com
Ubicación: Honduras

El Gobierno hondureño decidió decretar un toque de queda en el país con el objetivo de reducir la violencia generada por las protestas de la población por la falta de resultados de las elecciones del pasado domingo.

La medida entró en vigor a las 11:00 horas (tiempo local) de este viernes y restringe la circulación civil de las 6 de la tarde hasta las 6 de la mañana del día siguiente.

La decisión fue tomada por el Consejo de Ministros del Gobierno de Honduras después de que se registrara este viernes el primer deceso en las manifestaciones de los simpatizantes de los dos candidatos con más votos.

De acuerdo con la legislación aplicable, la acción permite a las Fuerzas Armadas prestar apoyo a la Policía Nacional para mantener el orden y la seguridad en el país y garantizar el ejercicio de los derechos democráticos.


IMPACTO SECTORIAL


Sector Seguridad-Justicia

La decisión se tomó al presentase una escalada en la violencia del país, consecuencia de la demora de entrega de los resultados de los comicios presidenciales recién celebrados; por lo que se registraron diversas protestas, bloqueos carreteros y saqueo de comercios.
La medida se extenderá por un plazo de diez días, en los cuales se limitará el derecho a la libre circulación y en los que las Fuerzas Armadas tendrán la facultad de detener a cualquier persona que incumpla con el toque de queda.
Esto puede impactar negativamente la percepción de inseguridad de los ciudadanos debido, entre otros factores, a que ya se han detenido a 50 personas por incidencias delictivas. Igualmente, se anticipa que las organizaciones defensoras de los derechos humanos se pronuncien ante la suspensión de garantías y la irregularidad de la situación.


Sector Político-Social

Las deficiencias en el conteo de los votos en el proceso electoral del pasado domingo 26 de noviembre, y el propio resultado que arrojó una diferencia porcentual mínima entre el actual presidente, Juan Orlando Hernández (42,92% de los votos) y el candidato de la Alianza de Oposición, Salvador Nasralla (41.42%), provocaron un gran descontento social de los partidos de oposición y una crisis social post electoral; incentivada por la falta de transparencia y rendición de cuentas del sistema electoral.
En Tegucigalpa la falta de solidez de las instituciones del país, ha propiciado el uso de la fuerza pública, a través de un toque de queda y un estado de excepción, que permita mantener el orden y garantizar la seguridad y la paz social.


Sector Económico-Financiero

La decisión tomada por autoridades hondureñas podría desincentivar la actividad económica a corto plazo, ya que al limitar la circulación de la población en las calles, generaría pérdidas en unidades económicas con disminuciones en ventas de bienes y servicios. Además, los hechos violentos afectaron el capital físico a negocios ubicados en Tegucigalpa por robos y saqueos.
Por otra parte, a mediano plazo, podría observarse una disminución en la inversión extranjera, al reconsiderar la inserción de capital en Honduras por la inseguridad observada recientemente; de este modo, podrían reducirse los 410 millones de dólares de inversión revelados por 16 empresas de industria textil y call center, el pasado 23 de noviembre.