Fuente: CNN
Ubicación: Yemen

El Ministerio del Interior de Yemen en Saná, comandado por las fuerzas hutíes, anunció que el expresidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh, fue asesinado. En un comunicado, el Ministerio declaró “el final de la crisis militante y la muerte de su líder junto con sus ayudantes”.

Su muerte se produce dos días después de que Saleh anunciara que estaba separándose de sus antiguos aliados hutíes, y que quería “pasar la página” en las relaciones con la coalición liderada por Arabia Saudita que lanzó una intervención militar en Yemen en 2015. La coalición recibió de buena manera el anuncio del cambio y concedió el apoyo aéreo de las fuerzas de Saleh en las posteriores feroces batallas.

Las Naciones Unidas pidieron este sábado a todas las facciones “que asistan urgentemente a la mesa de negociaciones y participen en el proceso de paz”.

“Reiteramos nuestra posición de que la solución política es la única forma de salir de un conflicto prolongado en Yemen”, dijo en un comunicado el Enviado Especial para Yemen Ismail Ould Cheikh Ahmed.

La deserción del expresidente yemení parecía indicar un avance en la guerra de más de dos años, potencialmente rompiendo un punto muerto que ha mantenido la lucha.

Pero desencadenó una gran agitación en Saná, donde vive Saleh. Los residentes de la capital yemení, hogar de unos 5 millones de personas, dicen que las últimas 24 horas marcaron la más mortífera de la guerra de Yemen. Las incesantes batallas callejeras y las explosiones se extendieron por la ciudad, según los residentes, a medida que las escuelas y los hospitales cerraban sus puertas.


IMPACTO SECTORIAL


Sector Seguridad-Justicia

El suceso tiene un impacto en la percepción de inseguridad de los ciudadanos, debido al ambiente de inestabilidad generado por la noticia, hecho que no ha podido ser comprobado pese a la difusión en internet de un video en el que supuestamente Saleh es asesinado Igualmente, porque la muerte del líder pone un punto final a las esperanzas de un acuerdo de paz en Yemen; a pesar del anuncio realizado por Ismail Ould Cheikh Ahmed, Enviado Especial del Secretario General para el Yemen, de buscar salidas políticas al conflicto, se anticipa que en los próximos días aumente el clima de inestabilidad y de incertidumbre en el país, lo cual puede generar protestas y violencia.


Sector Político-Social

Como resultado de la Primavera Árabe, de los años 2011 y 2012; el Presidente Ali Abdullah Saleh, fue depuesto tras tres décadas en el poder. Posteriormente, formó una alianza con los rebeldes hutíes, de origen chiita, para desestabilizar el Gobierno de transición apoyado por Arabia Saudita, mientras que la alianza del expresidente fue respaldada por Irán.
El fin de semana, el expresidente Saleh anunció recientemente la apertura de diálogo con la facción saudí, para dirimir un conflicto que generó más de 300 mil desplazados y 250 mil refugiados; acción que fue asumido como una ruptura con los hutíes, derivando en el asesinado del exmandatario.


Sector Económico-Financiero

Este hecho podría generar una reactivación en la economía de Yemen, ya que autoridades de Arabia Saudita podrían tomar la decisión de incrementar las transferencias económicas y de bienes a este país después de levantar el bloqueo a finales de noviembre; asimismo, el puerto de Hodeida podría observar mayor número de importaciones vía marítima y aérea, de acuerdo al ministerio de Economía de Yemen, este puerto representa el 80% de las importaciones.
Por otro lado, el debilitamiento rebelde en Yemen podría incentivar la economía de Arabia Saudita, ya que las declaraciones de Mohamed Bin Salman sobre incrementar la actividad económica con Yemen al existir un estado de derecho, podría generar que para 2018 se observe un mayor crecimiento económico saudí. De acuerdo a autoridades Árabes, el país crecería en 2018 1.7% de fortalecer actividades comerciales con Yemen, Qatar y Líbano.