Fuente: El financiero
Ubicación:

El gasto del gobierno mexicano ha crecido hasta más de 20 por ciento; sin embargo, esto no se ha visto reflejado en una expansión de la economía, ya que ésta sólo ha avanzado 2.6 por ciento en promedio al año.

En el primer año del actual sexenio el gasto neto como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) se ubicó en 25.9 por ciento y en 2016 se elevó a 27.4 por ciento, la cifra más elevada desde 1990.

Entre 2013 y 2016 la economía mexicana avanzó 2.6 por ciento en promedio por año, según los registros del INEGI, cuando a inicios de esta administración se contempló un crecimiento inercial de 3.7 por ciento para el mismo periodo y de 4.3 por ciento en promedio con la implementación de las reformas estructurales.

Villarreal mencionó que en los primeros años de la década pasada el gobierno contó con más recursos, debido a los elevados precios del petróleo, pero una parte importante del gasto fue de mala calidad.

El especialista consideró que debe darse un mayor impulso a las asociaciones público-privadas, que permiten potencializar los recursos públicos para atender las necesidades de inversión en infraestructura en comunicaciones, energía, y salud, entre otras, que se traducen en un mayor impulso económico.


IMPACTO SECTORIAL


Sector Seguridad-Justicia

La preocupación de los expertos económicos sobre la inseguridad pública en México va en línea con la expectativa social. Por una parte, es necesario saber que la violencia tiene un costo para la economía y en el caso de México éste equivale a 3.07 billones de pesos o 25,130 pesos por persona al año, de acuerdo con el más reciente Índice de Paz México 2017. Por otro lado, la seguridad en el país se ha deteriorado a raíz de la lucha contra los cárteles del narcotráfico, intensificada a partir del pasado sexenio. Por lo tanto, se considera prioritario que con el propósito de evitar que la inseguridad pública y la corrupción se establezcan como un lastre para el crecimiento económico, resulta indispensable fortalecer el Estado de Derecho y garantizar la seguridad jurídica de todos los actores económicos.


Sector Político-Social

El aumento en el gasto del gobierno mexicano sin mostrara avances en el crecimiento económico refleja permite observar que la cantidad de recursos no es un determinante para la realización eficiente de la política pública y que en cambio hay deficiencias en el las formas de ejercer los recursos de las instituciones, que deben ser subsanadas antes de que estos sean destinados a los distintos rubros; las deficiencias podrían referirse a los órganos administrativos, pero también a estrategias de actuación deficientes. En éste sentido es necesario que las instituciones se acerquen y apeguen a las recomendaciones y estadísticas efectuadas por las instituciones de monitoreo y evaluación, que muestran donde se encuentras sus debilidades o fortalezas con el fin de subsanar los problemas y mejorar las prácticas.


Sector Económico-Financiero

El incremento del gasto público corriente del Gobierno Federal podría acentuar la reducción del 45% en la inversión pública del 2009 al segundo trimestre de este año para cumplir con la meta de superávit fiscal primario el próximo año –se reduciría la inversión como porcentaje del gasto programable en el 2018–, la formación bruta de capital fijo en el sector público se ha contraído durante los últimos 11 meses, lo cual podría reducirse el monto de inversión privada debido a que la primera tiene un efecto multiplicador sobre la segunda. Asimismo, el aumento en el gasto público resultó en un incremento a la deuda pública como porcentaje del PIB, del 33% en diciembre del 2012 a un estimado del 46.7% para finales de este mismo año; lo anterior fue motivo de alerta para algunas calificadoras durante el año pasado debido a que ésta alcanzó niveles superiores al 50% del PIB, y pudo haber influido en la decisión del Gobierno Federal de eliminar el subsidio a las gasolinas, lo cual derivó en una tasa de inflación superior al objetivo del Banco de México.