Fuente: BBC
Ubicación: Estados Unidos

Estados Unidos anunció su retiro de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).
La medida, que fue comunicada este jueves a la directora general de la organización, Irinia Bukova, se hará efectiva a partir del 31 de diciembre.
“Esta decisión no se tomó a la ligera y refleja la creciente preocupación de EE.UU. con la deuda creciente con Unesco, la necesidad de una reforma fundamental de la organización y el continuado prejuicio anti Israel en Unesco”, informó el Departamento de Estado en un comunicado.

EE.UU., sin embargo, también dijo que su intención es establecerse como “observador permanente” del organismo para “contribuir con las opiniones, perspectivas y conocimiento estadounidense”.
Bukova, por su parte, lamentó “profundamente” la decisión de Washington, la que calificó como una pérdida para el multilateralismo y para la familia de Naciones Unidas.


IMPACTO SECTORIAL


Sector Seguridad-Justicia

La salida de los EU de la UNESCO revivió algunas disyuntivas con el organismo desde tiempo atrás, en cuanto al conflicto israelí-palestino y con la dominación de la información que mantenían los medios de comunicación occidentales, fuertemente criticados por el organismo.
La crítica del organismo se sustentó fuertemente en las acciones militares en Cisjordania y la Franja de Gaza que realizaban comandos americanos-israelís que destruyeron lugares históricos para humanidad en pro de su guerra contra los grupos terroristas de Hamas.
Lo destacado del tema es que mientras la directora de la UNESCO calificó la acción de los EU como una perdida para el multilateralismo que busca la paz, la seguridad internacional frente al odio y la violencia, así como la defensa de los derechos humanos y de la dignidad humana, la posición de los EU es establecerse como observador permanente del organismo desde afuera.


Sector Político-Social

La retirada estadounidense de la UNESCO, organismo que ayudó a fundar en la posguerra, es una muestra de la política aislamiento de la administración de Trump con respecto al sistema internacional que su país ayudó a instaurar al término de las Segunda Guerra Mundial, con la construcción de instituciones como el Banco Mundial, la Organización de las Naciones Unidas o la Organización del Tratado del Atlántico del Norte. Sin embargo, no es la primera vez que Estados Unidos se retira de la organización, cabe recordar que esto ya ocurrió en 1984 durante el mandato de Ronald Reagan, en plena Guerra Fría, con los argumentos de que existía corrupción en el gasto presupuestal y que la UNESCO se había inclinado ideológicamente hacia la Unión Soviética. Más adelante, en el año 2002 durante el gobierno de George W. Bush; EU reingresó al organismo, bajo el argumento de que habían sido organizadas sus finanzas y que habían desaparecido las inclinaciones antioccidentales y anti-israelíes.


Sector Económico-Financiero

La salida de Estados Unidos de la UNESCO por motivos operativos de la organización, como la adhesión de Palestina como miembro de pleno derecho y la magnitud de la deuda que este país tiene con la misma, podría generar que se reduzcan los presupuestos destinados a gastos administrativos, programas para el fomento de cultura y educación y estudios sobre la ciencia en el corto plazo, ya que el financiamiento que otorgaba Estados Unidos a esta organización representaba el 22% de sus ingresos; por lo tanto, los países miembros tendrían que otorgar un mayor monto de dinero para solventar el financiamiento de UNESCO para mitigar los efectos de la salida de uno de los mayores mecenas.