Fuente: AP Noticias
Ubicación: Estados Unidos

Los jóvenes inmigrantes que llegaron a Estados Unidos de niños y que hoy no cuentan con permiso de residencia contribuirían al crecimiento económico de México o Centroamérica si es que son deportados o regresan a esos países, dijo el miércoles el congresista republicano Steve King.

“Quizás lo mejor que podríamos hacer por nuestros vecinos del sur es devolverles su talento y restaurar la ley y el orden”, dijo el representante de Iowa.

King se opone a la existencia del programa establecido por el expresidente Barack Obama que suspende las deportaciones y otorga permisos de trabajo a unos 800.000 jóvenes inmigrantes, también conocidos como “dreamers”. Muchos de los legisladores que están en favor de que estos inmigrantes se queden en Estados Unidos dicen que este es el único país al que consideran su hogar.

El presidente Donald Trump ordenó cancelar paulatinamente el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y ha pedido al Congreso que presenten una propuesta antes de seis meses, cuando los permisos de trabajo bajo el plan comienzan a expirar. Líderes de ambas cámaras dicen que ellos quieren una solución legislativa para extender las protecciones de deportación, pero los prospectos son inciertos. Trump dijo el domingo a líderes del Congreso que sus prioridades migratorias deben de ser acatadas a cambio de la extensión de protecciones.


IMPACTO SECTORIAL


Sector Seguridad-Justicia

La situación de los "dreamers" en EU, después de que el Gobierno de Trump cancelara el DACA, ha puesto en riesgo su estatus migratorio y sus derechos humanos; toda vez que a la par de esta decisión, se anunciaron otras disposiciones en mataría migratoria de "mano dura" contra los menores no acompañados de adultos que intenten ingresan a Estados Unidos de manera ilegal y en contra de los inmigrantes que no demuestren su estancia legal en el país, dando pauta a que las autoridades de seguridad y migratorias tengan las herramientas legales para deportar sin contemplar las mínimas medidas de protección de los Derechos Humanos de los migrantes.

Sector Político-Social

Un grupo de 176 alcaldes de Estados Unidos pidió al Congreso que apruebe cuanto antes una Ley para otorgar la residencia y abrir un camino a la ciudadanía, a 800 mil jóvenes indocumentados. Los alcaldes, del Partido Demócrata y Republicano, formularon su petición en una misiva enviada tanto a los miembros de la Cámara de Representantes como a los del Senado. Entre los solicitantes se encuentran los alcaldes de Los Ángeles, Washington, Chicago, Boston y Nueva York. La misiva no alude a la divulgación de la reciente lista de “prioridades legislativas” del presidente Donald Trump en materia migratoria, donde condiciona su apoyo a los "dreamers" al dinero para el muro fronterizo y a otras medidas de contención migratoria. En contraste, un grupo de republicanos impulsa la llamada iniciativa de Ley Éxito, que contempla beneficios similares al proyecto de "Ley Dream", pero impide que sus beneficiarios puedan hacer migración en cadena, es decir, iniciar la legalización de sus familiares directos.


Sector Económico-Financiero

Estas declaraciones podrían estar en lo cierto debido a que el conocimiento adquirido por parte de los jóvenes pertenecientes a este sector de la sociedad serían implementados en su país de origen, lo cual podría elevar la productividad de los países, principalmente en los centroamericanos. Sin embargo, el capital humano podría disminuir en los Estados Unidos y por ende generar pérdidas de recursos a largo plazo; es decir, los recursos invertidos por parte del Gobierno de dicho país para la educación de 800 mil jóvenes se perdería, ya que estos dejarían de estar inmersos en el mercado laboral formal o, aún peor, fuera de EU, mientras que los países centroamericanos serían los más beneficiados por dicha propuesta del ejecutivo estadounidense.