Fuente: Reforma
Ubicación: México

Como Gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández se hizo de mil 600 hectáreas del Puerto Industrial de Altamira, que adquirió a través de prestanombres a 1.5 por ciento de su valor real, según la Fiscalía Anticorrupción del Estado.

Por esta operación ilícita, realizada hace 10 años, Hernández fue detenido el pasado viernes bajo los cargos de peculado y lavado de dinero.

Tomás Yarrington se había hecho de esas hectáreas con la misma operación, adquiriéndolas con un supuesto testaferro a un precio subvaluado en más de 60 veces de su valor original, según constató la Procuraduría de Tamaulipas con base en un dictamen de valuación de la perito Araceli Sánchez Salas.

Los terrenos originalmente fueron expropiados por el Gobierno federal en 1981 y transferidos a Tamaulipas en 1998, cuando gobernaba Manuel Cavazos Lerma, como parte de un proyecto para fomentar el desarrollo industrial en el Puerto de Altamira.

El 19 de junio de 2002, el Fideicomiso Nuevo Santander, que administraba desde 2001 por parte del Gobierno tamaulipeco dichas propiedades, vendió las extensiones de tierra a Materiales y Construcción Villa de Aguayo, una empresa de Fernando Cano Martínez, presunto testaferro del ex Gobernador Yarrington.

El 6 de junio de este año año el Congreso de Tamaulipas autorizó su venta, siempre y cuando fueran destinados para los mismos fines de explotación industrial.

De acuerdo con el dictamen elaborado el pasado 26 de junio, suscrito por la perito Sánchez Salas, en ese entonces el precio de los bienes era de 865 millones 600 mil pesos.


IMPACTO SECTORIAL


Sector Seguridad-Justicia

La detención de Eugenio Hernández, impactó de manera positiva en la percepción de corrupción de los habitantes. Se espera que durante los próximos días la autoridad responsabilice a los implicados por agravio al Estado, además, se prevé que las acciones de desempeño de la procuración de justicia se reflejen en los resultados de confiabilidad hacia las instituciones. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Calidad Gubernamental 2015, en Tamaulipas el 73% de la población de 18 años considera la existencia de corrupción frecuente y muy frecuente en el Gobierno Estatal.


Sector Político-Social

Eugenio Hernández, fue detenido el pasado viernes bajo los cargos de peculado y lavado de dinero, que implicó un peritaje donde señala la compra de un terreno por un precio subvaluado de hasta el 1.6 por ciento de su valor real, en la actualidad estos inmuebles valen mil 584 millones de pesos, casi el doble del valor real desde que el Gobierno de Yarrington los vendió. En el peritaje aparecen una serie de nombres y procesos de presuntos implicados que deberían ser investigados y de ser necesario procesados. Las acusaciones en contra del exgobernador de Tamaulipas datan de muchos años y forman parte de una espiral de corrupción que creció en la entidad paralelamente al incremento de las actividades de la incidencia delictiva, lo que indica un proceso de deterioro de las instituciones gubernamentales y de las propia sociedad, en donde la cultura de la corrupción ha echado raíces y ha permitido el fortalecimiento del crimen.


Sector Económico-Financiero

La compra ilícita de dichos terrenos en el puerto que se considera como la principal entrada para el manejo de mercancías en el Comercio Internacional, de las Zonas Centro y Bajío de la República Mexicana, por parte de los ex gobernadores Eugenio Hernández y Tomás Yarrington; por un lado, pudo haber incurrido en una disminución en el desarrollo industrial de dicho puerto debido a que los terrenos que se encuentran a un costado del desembarque y embarque de mercancías no han sido explotados industrialmente, por lo tanto han mermado la ampliación de las operaciones marítimas, y por otro, al venderlos al 1.61% de su valor total pudieron haber generado pérdidas en los ingresos públicos del estado, los cuales pudieron haber servido para mejorar la conectividad terrestre con los principales centros de consumo del país.